domingo, 17 de diciembre de 2006

Carl Sagan


Nacido en Nueva York en 1934, este astrónomo y sobre todo científico y persona comprometida con el mundo, revolucionó la ciencia para la gente de a pie.

Conocido mundialmente por su capacidad de divulgar la ciencia, como ha demostrado en numerosos libros como "Los dragones del Edén" con el que ganó el premio Pulitzer o la serie para la televisión Cosmos, con la que batió records de audiencia y consiguió varios premios Emmy y Peabody, de la cual apareció posteriormente un libro del mismo nombre.

Pero su legado no sólo se queda en la divulgación, como científico llevó a cabo numerosos proyectos, formuló la hipótesis de la atmósfera de Venus (muy agresiva) posteriormente corroborada. Con la Nasa trabajó en numerosas misiones, diseñó una placa de oro donde plasmaría la cultura humana, el lenguaje de las matemáticas. Este disco se instaló en la sonda Pioneer 10. También diseñó un disco de oro en el que plasmó saludos en multitud de idiomas y algunos sonidos de la fauna de nuestro planeta. Se instaló en la sonda Voyager que abandonó el Sistema Solar hace años camino de quien sabe que mundos...

Pero ante todo cabría resaltar el amor que sentía por la ciencia, sólo comparable al amor que sentía por sus seres queridos. Luchó en contra del armamento nuclear y a favor de todo aquello que favoreciera el bienestar mundial.

Fue seguido por multitud de personas de todo el mundo, en parte a él hoy día hay muchas personas que se dedican a la ciencia en general y a la astronomía en particular. Probablemente no ha habido ni habrá alguien que pudiera plasmar con tal sencillez los conceptos científicos para la gente cotidiana.

Personalmente, no fue él el que me indujo a la ciencia, eso es algo innato en mí, pero sí que me ayudó a entender mejor el mundo. Comprendí mejor nuestra posición insignificante en el Universo, aportando ello un grado de humildad necesaria para con los demás y la vida.

Murió en 1996, miles de personas lloraron y lloran aún su perdida, pero el legado que nos dejó, más allá de sus estudios científicos, es incalculable.

Brindo a que se lea cualquiera de sus obras, pues no resultan demasiado complejas y nos abre la mente del ser humano.

1 comentario:

Equalium dijo...

Comparto tu admiración por el legado de Carl Sagan. He incluido un enlace a este post en el mio ( http://www.equalium.net ). Un saludo.